El kéfir es una bebida láctea que se elabora a partir de fermentos lácteos y levaduras de kéfir, descubre sus múltiples beneficios.

¡Kéfir para todo el mundo!

¿Cuáles son los beneficios del Kéfir?

El Kéfir es fuente de salud, porque alberga múltiples beneficios saludables que te ayudarán a cuidarte.
Sus principales propiedades son las siguientes:

Salud Digestiva

El Kéifr es un producto ideal para el cuidado del sistema digestivo, gracias a que su aporte de calcio contribuye al funcionamiento normal de las enzimas digestivas.

Bajo en Grasa

Nestlé Kéfir es bajo en grasa,
rico en proteínas y no contiene azúcares añadidos**
Recuerda seguir una dieta variada y equilibrada y un estilo de vida saludable.
**Contienen azúcares naturalmente presentes.

Con levaduras de Kéfir

Inspirado en la receta
tradicional de los Balcanes, todas nuestras variedades están elaboradas con fermentos lácteos vivos y auténticos gránulos de Kéfir.

Sabor suave y refrescante

Todas nuestras variedades tienen un suave sabor que convierten a Nestlé Kéfir en una opción ideal para aquellos que quieran iniciarse en el mundo del kéfir.

Con fermentos vivos

El kéfir se considera un alimento probiótico, porque contiene cultivos vivos que ayudan a mejorar la digestión de la lactosa del producto en las personas con problemas para digerirla.

Textura ligeramente carbonatada

El Kéfir en una bebida láctea muy refrescante con una textura ligeramente carbonatada, una característica única del Kéfir.

¡Nestlé Kéfir combina con todo!

El kéfir es un producto muy versátil que combina con multitud de ingredientes. Puedes mezclarlo con frutas, granola, semillas, frutos secos, cereales…. O también puedes usarlo para hacer recetas dulces o saladas, descubre aquí algunas recetas que seguro te servirán de inspiración.

¿De dónde proviene el kéfir?

El Kéfir es uno de los derivados lácteos más longevos que se conocen,
ya que su historia se remonta miles de años atrás en el Cáucaso.
Antiguamente, las tribus nómadas de los Balcanes transportaban la leche en sacos de cuero y con el tiempo, observaron que en su interior aparecían pequeños fragmentos sólidos. Estos fragmentos resultaron ser leche coagulada que, al mezclarse de nuevo con leche fresca formaban una nueva composición blanca y esponjosa: los gránulos de kéfir.

Este extraordinario descubrimiento inició la producción de Kéfir: una bebida láctea elaborada únicamente con fermentos lácteos y levaduras de kéfir, que son un agregado de proteínas y microorganismos vivos.

Al poco tiempo, el consumo de Kéfir se extendió gracias a sus múltiples propiedades saludables, a su deliciosa textura carbonatada y a su característico sabor. De hecho, se dice que el origen la palabra “kéfir” proviene de el nombre “Keif” que en lenguas de origen Caucásico significa “Bienestar” o “Sentirse bien”, alegando la agradable sensación que causa su consumo.